Empresas con impacto social

Pensar en verdeo para beneficiar a la comunidad que los rodea. Muchas empresas del país se han propuesto continuar creciendo sin dejar a un lado estos compromisos. Por ello incluyen dentro de sus prioridades iniciativas que generen un impacto positivo tanto en sus empleados como en el ambiente y las regiones donde operan. Programas de reciclaje o formación en diversos campos profesionales hacen parte de las propuestas que desarrollan las pymes nomina-das al premio Camino al Éxito, una iniciativa que adelanta BBVA con apoyo de El Espectador, en la categoría Impacto Social.

Precisa-mente este reconocimiento busca resaltar el esfuerzo que hacen los emprendedores por llevar más alto sus ideas. Y no es para menos. Goe Rojas, vicerrectora de Uniempresarial, explica que la responsabilidad social de una empresa no es un tema negociable sino una exigencia que la misma inteligencia colectiva ha impuesto en el mundo. “Una empresa no podrá ser sostenible en el tiempo si no ve su impacto en la sociedad y en el ambiente. Debe ser consciente de que no podrá actuar como isla en un mundo globalizado que pide a gritos este tema para el desarrollo de la civilización y la evolución de la misma”, concluye.

Acosta & Acosta Construcciones Cía. Ltda.

Hace siete años se fundó en Tauramena (Casanare) esta empresa que, además de realizar obras metalmecánicas y dalles, desarrolla un programa de educación ambiental con el fin de crear conciencia sobre la conservación de los recursos y el medio ambiente. ‘delta Hidalgo, gestora social de la compañía, cuenta que las campañas que llevan a cabo van de la mano con las estrategias nacionales y municipales. “Tenemos tardes de Cine al Parque una vez al mes, donde les mostramos a los niños documentales sobre el cuidado del planeta, los recursos y la región en la que viven”. Hidalgo considera que el arraigo de esta pyme en cultura ambiental y los esfuerzos que se hacen desde adentro por la sustentabilidad son sus más fuertes cualidades para ganar el premio Camino al Éxito.

Ortopédica Americana Ltda.

Su fundador es antioqueño, pero la empresa nació en Cali y una de sus cualidades es que sabe cautivar a los clientes. Ortopédica Americana diseña, fabrica y distribuye prótesis, órtesis y otras soluciones ortopédicas para mejorar la calidad de vida de personas en condición de discapacidad. John Varela, fundador de esta pyme con más de 20 años, habla con pasión sobre su trabajo y la satisfacción de hacer feliz a la gente. “Parte del crecimiento se lo debemos a BBVA. Hoy tenemos un producto de calidad que mejora las vidas de cientos de personas”.

Ecopositiva

Tras una conferencia sobre el manejo de residuos, Édgar Rojas, directivo de esta pyme, tuvo la idea de desarrollar una iniciativa para atender necesidades reales en el mercado. Primero compraban chatarra y cartón, pero con el tiempo hicieron más integral su oferta para gestionar otro tipo de residuos, incluso los peligrosos. “Siempre estamos en la búsqueda de nuevas oportunidades para mejorar, por eso decidimos participar en la convocatoria de BBVA”, señala Rojas, y argumenta que su empresa merece ser la ganadora por tener una buena proyección y un impacto social y ambiental importante a través de tecnologías para manejar de manera responsable los desechos.

Bioplast de Antioquia

Fredy Marín tenía una inquietud. Quería tener una empresa de carácter ambiental con impacto social que fuese rentable. Fue así como el 8 de agosto de 2010 fundó, junto a otros socios, esta compañía que trata residuos sólidos plásticos de diferentes industrias para reintegrarlos a la cadena productiva a través de otras empresas que fabrican productos para el hogar, la agroindustria o la industria automotriz. “Somos un equipo de trabajo que ha superado muchos obstáculos, hemos sido disciplinados y nunca hemos bajado la guardia”, explica Marín. El gran aporte a la conservación del medio ambiente es la mayor fortaleza para aspirar por el premio.

Dotaherlogo

Formar personas para que puedan hacer parte de la empresa es el objetivo del programa que intenta implementar esta compañía familiar en Bucaramanga, dedicada a la dotación de uniformes para las grandes industrias. “Es muy difícil conseguir gente para trabajar, por eso querernos crear una fundación que. con ayuda del Sena, capacite personas que puedan trabajar con nosotros”, explica Mónica Londoño, gerente general de Dotaherlogo. Una de sus propuestas es que los empleados puedan laborar desde la casa, para que tengan la posibilidad de manejar su tiempo y atender las necesidades del hogar. Esta pyme ya ha empezado con talleres y espera que con el apoyo del BBVA se puedan beneficiar más familias.

2017-11-28T13:14:41+00:00 Noviembre 3, 2017|